El talento joven y la realidad empresarial

Desde el 2008 la tecnología y el deporte son las nuevas palancas que están motivando las necesidades profesionales. En un estudio que ha realizado Linkedin con 259 millones de sus miembros analizando sus perfiles, nos confirma este dato revelador, lo que nos invita a formularnos otras preguntas ¿Qué estamos haciendo las empresas para preparar a nuestros jóvenes para ello? ¿Cómo lo enfoca la educación reglada? y nosotros como padres y madres ¿Estamos satisfechos respecto a la preparación de nuestros hijos?

Sin embargo, nos encontramos qué ante la evolución de la tecnología, nos ponemos manos a la obra a adecuar nuestro procesos, a optimizar nuestros protocolos, mientras que las personas, que son las que hacemos que las cosas ocurran, las dejamos para el final, y es entonces, cuando las metemos en ambiciosos programas de formación interno para tratar de llevarlas a empujones fuera de la zona de confort.

En esta cultura tan nuestra de apagar fuegos a golpe de “sorpréndeme con algo”, esperamos que alguien saque de la chistera esa barita mágica que pretenda lograr en un año fiscal la transformación que provoque el milagro.

Llegamos a casa exhaustos, sin tiempo para ver si realmente la formación reglada que están recibiendo nuestros hijos, les prepara para lo que va a venir. Me pregunto si seguirán estudiando de memoria para aprobar el examen, o si por el contrario, estarán empleando su capacidad además en ser buenos en interpretar el Big Data, porque el contenido ésta en la red, lo que les hará falta será saber entre otras cosas como interpretarlo, usarlo bien.

Todos tendrán acceso al mismo conocimiento, lo diferencial estará en su capacidad para poner en valor todo lo que saben y pueden hacer, mostrarlo antes de que ocurra, crear su propia marca. En un informe que publica World Economic Forum, sobre el futuro de los trabajos, menciona las 10 habilidades más demandas y necesarias en el 2020: Complex Problem Soving, Critical Thinking, Creativity, People Management, Coodinating with others, Emotional Inteligence, Judgment and Decision Making, Service Orientation, Negotiation and Cognitive Flexibility.

¿Saben que las diez habilidades que se necesitan para dirigir con éxito su futuro no pasan examen en la Escuela?

Lo que ésta ocurriendo en estos momentos es que las fronteras entre las personas, gracias a internet se ésta desvaneciendo, acercando el aprendizaje y la educación, a cualquier sitio, sin necesidad de compartir un espacio físico, sólo a través de un dispositivo, en la inmediatez del aquí y el ahora.

Quizás esta accesibilidad al conocimiento, a la información, incrementa la necesidad de abordar los valores, la cualidad interna de cada individuo, que requieren otras formas y medios para desarrollarlos.

¿Existen en las organizaciones entornos que permitan a los jóvenes estudiantes asistir a la realidad empresarial de otra forma diferente?

Si entendemos la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) como una forma de dirigir las empresas basada en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general ¿Dónde entra el impacto en los futuros líderes que son nuestros jóvenes estudiantes?

En ocasiones veo programas para atraer el talento en las organizaciones que apuntan maneras a identificar a los líderes que entrarán en los planes de sucesión de las empresas, y se convertirán en los futuros dirigentes. Eso es sólo para unos pocos.

La solución en lo referente a la educación de nuestros jóvenes en esas habilidades que harían de ellos una generación más adecuada a las necesidades reales, sigue siendo reactiva.

En algún momento, tendremos que abrir un proceso de reflexión en las universidades para acercarlas aún más a la realidad empresarial, y esta adecuación no se puede plantear como algo para el futuro. Las necesidades y la demanda están ocurriendo ya, son nuestro presente.

Tendremos que crear talleres de realidad empresarial en las organizaciones, donde los jóvenes puedan asistir para poder entender a qué se van a enfrentar en breve.

Necesitamos valientes, que quieran empezar a sugerir y hacer cosas desde su silla en la empresa o desde la sala de estar de su casa, sin esconderse entre tanto papel e innumerables reuniones esperando a que reaccionen otros.

Albert Einstein decía “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Si, somos capaces de poner foco en favorecer la manera de que nuestros jóvenes puedan desarrollar, aprender, experimentar, equivocarse y volverse a levantar, entonces podremos encontrar profesionales capaces de comunicar con pasión lo que saben hacer, además de conseguir poner su talento, al servicio de un mundo global y mejor.

Mar Cárdenas.

Profesora de Gestión del Talento en el Executive MBA de ESIC y socia fundadora de YOUNGING.

}

Comparte tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.


3 × ocho =

La web de esic.edu/actualidad/ utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes ampliar esta información aquí. ►► Aceptar