El Blog de ESIC Andalucía

Un espacio para el Marketing y la Empresa

¿Y si la ética no fuese rentable?

Por  •  1 febrero, 2016 • Archivado en Empresa

Por Dionisio Blasco España, profesor de Ética Empresarial en Esic Málaga

Muchos profesores tenemos el defecto de empeñarnos en demostrar lo importante que es nuestra asignatura, a veces a costa de verdaderas obras de arte a base de razón e imaginación. Bromas aparte, los profesores de Ética Empresarial lo hemos tenido muy fácil desde el año pasado a partir del caso Volkswagen, cuyo problema origen no es de tipo económico, ni tecnológico, ni de comercialización; sino ético. Y este comportamiento sí conlleva consecuencias económicas, tecnológicas, de comercialización, etc. Conectar ética y rentabilidad económica no ha sido muy difícil.

Sin embargo, me pregunto: ¿Y si no fuese así? ¿Y si ser ético no fuera rentable desde el punto de vista financiero? ¿Y si la honestidad ética, sin llegar a hundir la empresa, le restase importantes beneficios? Es cierto que me sitúo en un posicionamiento desenfocado, porque, de hecho, esto no es así; pero me permite llegar a preguntarme por las razones más profundas de una opción ética en la vida de la empresa.

Conectar única y exclusivamente ética a rentabilidad financiera tiene sus riesgos, porque en el momento en que esa rentabilidad baja (crisis, imprevistos en los mercados, nuevos competidores, etc.) pueden verse afectados los valores fundamentales de este ‘sujeto’ al que llamamos empresa.

Probablemente la clave está en considerar que existen rentabilidades a corto, a medio y a largo plazo, y que la rentabilidad no sólo es financiera, aunque ésta es crucial en una empresa. Todos hemos tenido la experiencia de tomar decisiones éticamente responsables en nuestras vidas personales. La ética está más cerca de la justicia, la honestidad, la conciencia y la propia identidad que de los resultados finales. La ética está cerca del desarrollo, del sentido de plenitud, del sentido de la obra bien hecha. No hay motivación para la ética, sino que la ética misma es ya una motivación.

Para las empresas con visión de futuro, la ética empresarial no es una moda (lo fue quizás en la segunda mitad del siglo XX); tampoco es una opción (lo fue probablemente en la primera década del siglo XXI). Hoy la ética empresarial es una ocupación.

Ocuparse de la ética en la empresa pasa por su “institucionalización”, que no “burocratización”. Y este esfuerzo permite a la empresa:

- Comprenderse a sí misma como sujeto ético.

- Consolidar su identidad propia (una empresa sin identidad es como una empresa sin marca).

- Determinar los valores, intereses y preferencias que marcarán las pautas de comportamiento respecto a los grupos de interés.

- Integrar la RSE en el ‘ADN empresarial’.

Son muchos los elementos a través de los cuales puede una empresa institucionalizar su ética: los códigos de empresa, los comités de ética, las auditorías éticas, los informes de RSE, etc.

Pero lo fundamental, desde mi punto de vista, no es tanto el para qué ni el cómo, sino el porqué. ¿Por qué apostar por la ética en este sujeto social llamado empresa?

Volviendo a la pregunta que me hacía más arriba (¿y si la ética no fuera rentable?), llego a una conclusión: la ética o es rentable o no es ética…

Etiquetas: 
  • Antonio Fernández Alonso  • Detalles
    Feb 06, 2016 at 9:56 PM
    5.0/5 • 1 vote.
    Es completamente en acuerdo; la ética debería ser un un fin en sí misma, sin vincularla con factores externos, sobre todo de rentabilidad o beneficio. Sin embargo, y ese es el gran problema, estamos en una época en que la medida de todas las cosas se hace a través de su valor económico, del margen del retorno de la inversión. Si soy ético, pero obtengo la mitad de beneficios que quien no lo es, él triunfará y yo fracasaré.La ética no debería exigirse solo al tejido empresarial. Nadie vende duros a cuatro pesetas, decía mi abuelo. Aforismo que hoy se ha olvidado: queremos los productos y servicios muy baratos, sin pensar en las consecuencias de que sean tan baratos, tanto en el salario de los trabajadores como en la calidad de la materia prima utilizada. Si nosotros, como consumidores, queremos que todo sea cada vez más barato, sin cuestionar los medios utilizados para conseguirlo, en parte hemos fomentado esa conducta no ética.Poniendo como ejemplo el caso Wolkswagen. Se habla de engaño, y lo es, pero cuando la noticia se difundió, dos cosas fueron los primero que pensé. La primera, cuánto costarían esos coches si no hubieran hecho esa trampa, con todas las consecuencias que ellos conlleva (menos coches vendidos y posiblemente una plantilla menor). La segunda, ¿hay algún interés de alguna compañia para que esta información saliera precisamente en ese momento? Es decir, que otra compañia esté aprovechando, con poca ética, la falta de ética de Wolkswagen.

Nombre:

Required

Email:

Required

WebSite:

Complete URL

Twitter:

Complete URL

Facebook:

Complete URL

Linkedin:

Complete URL

Comentario:

Trata de ser respetuoso y conciso en tu mensaje
Un Blog alojado en la plataforma Wordpress de Esic Business & Marketing School mantenido y coordinado por Esic Andalucía
Athenea Premium Wordpress Theme. Copyright 2012 - Designed by Esic Webmaster. All Rights Reserved.